Cuidando tu salud

La mayoría de todos nosotros no necesitamos cursos para adelgazar, sino clases de cocina. Los alimentos que consumimos provienen de viva voz, que se trasmiten de generación en generación: mole de olla, pancita, espaguetis con queso, huevos con tocino, hamburguesas  con papas fritas, lasaña y pollo frito, etc.

La mayoría de ellas fueron en una época muy diferente de la nuestra, cuando en ese tiempo las personas dedicaba 12 horas al trabajo manual, 6 días de la semana. Su organismo necesitaba una dieta con mucha grasa; el nuestro, no.

Por lo general los alimentos empaquetados, preparados; los hoy llamados chatarra contienen frecuentemente aceites tropicales… (de coco, de palma y de semilla de palma),  que su contenido de grasas saturadas es elevado.

Si disminuimos las grasas saturadas en la dieta diaria, automáticamente baja la concentración de colesterol en la sangre. Por que las placas de grasa obstruyen las arterias, que transportan oxígeno a nuestro corazón, provocándonos un posible… ATAQUE CARDIACO. Claro, también entre otros factores relacionados, como mayor riesgo de padecer cardiopatías, aunque sean hereditarias. Están la hipertensión arterial, la elevada concentración sanguínea del colesterol, obesidad y el tabaquismo.

Visite al médico, pida que le realice ciertos análisis para saber el nivel de colesterol; según su edad, peso e historia clínica, su cifra de colesterol debe quedar por debajo de 200, con el límite máximo entre 200 y 230.

Dos meses después de limitar en su dieta diaria las grasas saturadas, mida de nuevo el colesterol sanguíneo. Si no ha descendido a un nivel saludable, propóngase un límite mínimo diario, y vuelva a verificar su colesterol a los 2 meses. Si aun sigue elevada  su cifra, acuda a su médico.

Recuerde una dieta sana y el ejercicio habitual son vitales. Si hace ejercicio, puede preocuparse menos por la dieta. El ejercicio estimula la producción de una proteína llamada HDL, que elimina la grasa de la sangre y puede desprender los depósitos de grasa que forman placas en las paredes arteriales. Así reducirá a la mitad las probabilidades de morir de un ataque cardiaco.

No sabe cómo cambiar sus hábitos sin quitarle  todo el gusto a la vida. Porque… una dieta sana no tiene por qué quitarle el buen gusto a la vida. He aquí unos tips y medidas que ha escrito el cardiólogo, a quien le estaremos agradecidos por toda la vida, el doctor William Castelli.

  • Sustituya los ingredientes malos por los buenos: es decir sustituimos los ingredientes ricos en grasas saturadas con equivalentes poco grasosos. Por ejemplo, cambiamos la mantequilla por margarina dietética o light blanda, la leche entera por leche descremada, los huevos enteros por la pura clara, la crema por yogur descremado, el pan blanco molido por pan molido de trigo integral, papas fritas por papas cocidas o puré de papa aderezado con margarina dietética blanda, en lugar de comer una rebanada de pastel de postre por galletas de avena, evite los aderezos como mayonesa en vez de esto jugo de limón es un buen sustituto o  la salsa cátsup o mostaza, quesos los que quieras, pollo frito por pollo asado. Y no olvides incluir pescado, carnes rojas de vez en cuando, carne de puerco mejor evítala, frutas, verduras sobre todo mucha zanahoria aparte de mejorar tu vista previene cáncer de cabeza y cuello: ya que es rica en beta caroteno esta sustancia que el organismo convierte en vitamina A, puede revertir un estado precanceroso llamado leucoplasia, que se manifiesta como placas blancas en la boca y en la garganta. Este es el primer tips: cuidado con lo que come.
  • Deje de fumar, si fuma.
  • Duerma máximo 8 horas, duerma una siesta todos los días de trabajo, pase lo que pase por lo menos media hora.
  • Adquiere el hábito de dejar el auto en el sitio más alejado del estacionamiento, subir por las escaleras en vez de esperar el ascensor y caminar para comprar el periódico.
  • Anda en bicicleta o has ejercicio en la bicicleta fija, ejercicios aeróbicos, nadar, correr, jugar tenis, patinar, caminar enérgicamente, o simplemente con media hora de caminata, 4 ó 5 veces por semana.
  • Evita el acostarte, después seguido de comer tus alimentos, la grasa se irá a todos lados menos donde debe irse.
  • Toma tus alimentos a sus horas siempre, si desayunaste a las 9:00 a.m. 3:00 p.m. 9:00 p.m. mañana al mismo horario, y demás días. Y procura masticar cada bocado, no sólo lo pases.
  • No cenes, merienda: (un café o un vaso de leche descremada, y unas galletas de avena… por ejemplo).

Espero les sirva lo que te he escrito, recuerda que la prevención es importante, porque el tratamiento quirúrgico o un ataque cardiaco, puede dejar a los pacientes muy desfigurados e incapaces de hablar o comer en forma normal. Recuerda tu salud es primero, cuídate y suerte.

Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>