Escucha (Reflexión)

Escucha
Desechemos el disfraz de hombres rudos y vivamos, así sea por un día, las mismas esperanzas y los propios goces que iluminaron nuestra infancia… los tesoros y encantos que la existencia reserva para deleite de los hombres, fluyan de un manantial inextinguible y único en el mundo. Novenocielo. 2010.

Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *